Now Playing Tracks

SEÑORA NO ME JODA!!!

MIRE SEÑORA: tan es así, que no mencionaré su nombre por respeto.
La verdad estoy cansada. A esta edad, 40 años también soy estudiante, fui estudiante en dos universidades cuando joven y si he de seguir estudiando lo haré. Y sepa usted que ya estoy lo suficientemente mayorcita como para escuchar idioteces. No voy a hacer referencia a lo maravilloso que era poder ESTUDIAR cuando tenía 16 años… voy a hablar de lo que está ocurriendo en este momento.
La indiferencia de personas como usted y de otros, que de una u otra forma me rodean me parece algo insólito; ¿se hacen los pendejos o realmente no quieren a este país? ¿No se quieren a sí mismos? NO HAY MEDIOS DE COMUNICACIÓN que transmitan lo que ocurre, el único medio que MUESTRA EN VIVO se llama RED SOCIAL Twitter o Facebook. No entiendo cómo hay personas pensando en mandar tarjeticas de san Valentín u otras que se molesten porque no saludé en su cumpleaños. Señora, nos están matando a cada minuto. En menos de dos años he perdido en manos del hampa, a varios seres queridos, quizás usted también ha pasado por eso, Dios quiera que no.
Lo que está ocurriendo en Venezuela en este preciso instante es el DERECHO de todos a PROTESTAR el cual está siendo atacado con la brutalidad más sanguinaria que he visto, ¿sabe usted la cantidad de heridos que hay, los muchachos muertos, los que aún están desaparecidos y las bombas con las que nos están atacando ahora, hoy sábado 15 de febrero de 2014? Si tiene alguna duda de POR QUÉ SE ESTA PROTESTANDO, ACERQUESE A CUALQUIER MUCHACHO EN CUALQUIER CONCENTRACION Y OBTENDRA LA RESPUESTA.
Se molesta usted porque trancamos calles y avenidas; me pregunto: ¿se molesta usted porque debe salir todo el día llena de rosarios, encomendándose a Dios para que pueda regresar VIVA su casa? ¿Se molesta usted porque tiene que hacer un censo entre sus compañeros de trabajo a ver quién puede conseguirle una medicina si es que acaso alguno lo logra? ¿Se molesta usted por tener que hacer dos horas de cola en un supermercado para comprar tres tonterías si es que las hay? ¿Se molesta usted al ver que la quincena no le alcanza para nada? y así podría llenar hojas y hojas haciéndole preguntas sobre “¿SE MOLESTA USTED?”
Lea Señora: Esa preocupación por las clases, ¿es realmente justo que pase el día quejándose por todo lo que se vive en el país y se la pasa rogando que ocurra ALGO quizás milagroso y cuando realmente ya está ocurriendo no se hace solidaria? La única pregunta es “¿Hay clase de ballet?, “Vas a dar la clase de inglés?” “¿Mañana hay clases?” Como están las cosas, la cabeza da para pensar si mañana hay clases??? Deje de ser venezolana para que su niño vaya a clases pues. Yo podría perfectamente ser la madre de cualquiera de los muchachos que han muerto y por su edad creo que usted también, A MI ME DUELEN, así como me duelen todos los niños y jóvenes que están creciendo en este desastre donde los valores no existen y sólo podemos dárselos en el hogar. A tal punto es el egoísmo o la comodidad de esperar que los demás hagan algo, sin importarles si esa señora que trabaja en la limpieza del Colegio de su hijo, o la misma maestra debe llegar a su hogar y no encuentra los medios para trasladarse porque está obstaculizado el tránsito o si quieren ir a ejercer su derecho a protestar… Los dos dedos de frente ¿dónde los tiene usted? Bueno a eso sumemos la orden de quitar el transporte público como castigo a los que somos sifrinos y queremos protestar. Ahhhh… le escuché decir: “Es que no tengo con quién dejar al muchacho”. Le digo algo, YO TAMPOCO, pero existe algo que se llama RESOLVER, usar la cabeza no para teñirse el cabello o planchárselo porque lo tiene con frizz.
Le digo algo, esa es su conciencia, el rollo es suyo, respeto su opinión pero NO SE META CON LA MIA. Y Si, voy a seguir protestando los días que sean, a la hora que sea. No tengo armas de ningún tipo; o quizás si, que son: una cámara y un celular. Prefiero comer pan con queso unos meses sino puedo trabajar por ir a protestar pero sobre todo PREFIERO QUE MI HIJA PIERDA UNOS DÍAS DE CLASE Y NO SU VIDA ENTERA. ¿ENTENDIO? ¿ASI O MAS ESPECÍFICO?

La crítica y los propósitos


Leyendo por ahí, encontré que hay hasta aplicaciones que ayudan a escribir los propósitos para el año que está por comenzar. Particularmente creo que no es necesario que comience un nuevo año para proponerme cosas, puedo hacerlo desde este mismo instante. Una de las cosas que me propuse es SER YO MISMA, esto también me llegó como impulso al leer lo que un buen amigo expresó acerca de tener que fingir a veces algo que no se es o no se siente con tal de buscar aprobación.
En mi caso, me cansé de permitir que la gente opine, se meta en todo lo que hago o dejo de hacer, de quedarme callada ante la crítica y también de no querer decir no.
En este momento no tengo… más bien debo decir “no necesito” contar con aprobación de otros, no quiero dejar de ser yo para evitar algún comentario desagradable o para caer bien a otros.
Citaré ejemplos simples de lo que ha sido este 2013. Muchas de las respuestas que aparecen más abajo las di, sin embargo otras… me quedé con las ganas de responderlas por eso mismo, por el mismo motivo! por quedarme callada, por no ser YO.
Qué horror como te cortaste el cabello: respuesta: el cabello crece, lamentablemente la estupidez también.
Hay críticas que van acompañadas de palabras que nadie se las cree: Ejemplo: “Mi amorcito, corazón, ¡ay! veo que te gusta el refresco light, sabes eso es mortal. Lo vi en internet, un hueso de pollo en un vaso de coca cola se derritió al cabo de un mes, mira lo que haces a tu cuerpo!!!, es que yo te quiero taaaanto”. Respuesta: mis huesos no son de pollo, te aseguro que cada uno de ellos no está sumergido por un mes en un vaso de refresco y por cada lata de refresco que pueda tomar, hay tres litros de agua siempre en mi cuerpo y por último, no creo que mis médicos que me han visto por varias circunstancias sean tan ignorantes que al comentarles que me gusta el refresco no me hayan dicho que tengo huesos de pollo y solo se hayan limitado a decir que lo más grave que produce un refresco es hinchazón abdominal por un rato.
Escribiste algo en Facebook, que horror, dijiste una mala palabra, y de paso pusiste un video de una canción con escenas sensuales… te volviste loca? creo en la libertad de expresión como parte de los derechos humanos, es simple; si no te gusta lo que escribo hay un botón que se usa con un clic y sirve para dejar de ser mi “amigo”. Fácil ¿no?
Vi que un tipo te escribió que te veías bien en una foto. Seguro tienes un romance con él. OK sin comentarios….
Te la pasas durmiendo. Si, Zzzzzzz.
Chama esos tweets tuyos son como ácidos, otros románticos, le estás poniendo cachos a tu marido?: escribo lo que me gusta y lo que me nace, hay versos maravillosos así como poesía espectacular, te invito a que te instruyas un poco y leas. Como dice el Chuuuunior: “Los libros no muerden”.
Qué horror no comes carne! pues no, no me gusta. Tan sencillo como eso.
Ya estás vieja para estudiar una carrera nueva: la vejez está en no hacer nada nuevo en permanecer estancado en un mismo lugar por años, en no conocer, en no avanzar, en no crecer. Allí está la vejez según mi concepto.
Esa carrera que estudias es para vender sueños. Mijo le invito nuevamente a leer, a instruirse antes de hablar, asista a una clase como oyente, investigue, y luego me dice si se venden sueños… y de ser así su punto de vista, deseo que nunca deba recurrir a mí para que le venda un sueño.
No vas a la playa. No, la verdad que no. Para mi el sol es dañino por eso me acerco a él en tempranas horas de la mañana, me fastidia la arena y prefiero usar la piscina de mi casa.
Estos son simples ejemplos de las críticas y las opiniones de la gente acerca de lo que hago o dejo de hacer. Pues en mi deseo de ser YO MISMA, en este propósito de aquí y ahora; no estará simplemente escrito en la web, o en un documento de Word, está impreso en mi mente y en mi deseo de cambiar. Chequeando… me hago esta pregunta para ir cerrando. Si algunas de las críticas las respondí y otras simplemente callé, y hasta incluso, me he cohibido de escribir algo en cualquier red social… ¿TENGO NECESIDAD DE TODO ESO? ¿TENGO O MEJOR DICHO “NECESITO” ENTONCES JUSTIFICAR TODO LO QUE HAGO? chequeo nuevamente y veo que no. No necesito responder, no necesito dar explicaciones.

María

Con el viento a mi favor

Viendo aun sin recordar exactamente qué, solo se que sentía como el viento jugaba con mi cabello. Esta imagen trae a mi mente  un extracto de tiempo en el que fui feliz..porque la felicidad es asi,  se compone de instantes, asi cono este, soñaba con que se repitiera una y mil veces; pero no fue asi. Solo queda una foto,  una de tantas que me llevan a ese lugar donde no había nada mas que el mar,  un velero y el viento, que en  ese momento soplaba a mi favor.

Los amores de Lucrecia Parte I

Lucrecia, cándida niña de la sociedad, se ha enamorado y no precisamente de un trompetista, sino de un niño de la “jai”. Guapo, alto, todo un galán. Ambos estudian en los mejores colegios de Caracas, el bello Roberto en colegio de niños y la preciosa Lucrecia en colegio de señoritas.
Es el año 1986, donde los lazos en los cabellos son la moda, y las camisas con hombreras son la sensación. Se conocieron en un semáforo… si, en un semáforo cuando los transportes escolares se cruzaban ya que vivían en la misma zona. Cada vez que era la hora de salida, Lucrecia corría a subirse a su autobús escolar ya que sabía que varias veces en el recorrido a casa, vería a Roberto en algún cruce, avenida o calle.
A través de la ventana intercambiaron teléfonos y comenzó un romance juvenil digno de una telenovela. Un día fueron al cine, los padres de ambos los llevaron al C.C.C.T. y allí los dejaron, horario matiné… muy temprano para recogerlos a las 6:00 p.m. ni un minuto más, ni un minuto menos. Que emoción en el cine! El primer beso, y ver la película tomados de la mano. Éxito total.
La cosa fue creciendo cada día el amor era una cosa indescriptible, se conocieron las familias y todo iba muy bien. Hasta que un día Roberto ya no estaba en el transporte escolar, no respondía las llamadas, sus padres no le pasaban el teléfono… algo ocurría.
Lucrecia solo sabía llorar, como Magdalena todo el día, no encontraba explicación, ¿qué pasaba, dónde estaba su amado Roberto?
Al cabo de unos meses, recibió una llamada, ya tenían ambos 15 años; ¡era Roberto! En seguida se pusieron de acuerdo para verse, ya Roberto manejaba una camioneta con un permiso especial para menores de edad. Cuando Lucrecia lo vio sus ojos se llenaron de lágrimas; ¿Qué ocurrió? Preguntaba una y mil veces. Roberto no era ni la sombra de aquel muchacho guapo, alto, esbelto. Era simplemente un chico débil, muy delgado, con su cabello hecho un desastre.
Qué tristeza pensaba Lucrecia, no sabía qué decir, sólo lo abrazaba y lloraba. Luego de calmarse, Roberto le contó que sus padres lo habían retirado del colegio y lo habían enviado a una especie de granja… ¡Una granja! ¿Cómo es eso?… Lucrecia no entendía nada. En ese lugar, los jóvenes cultivaban sus propios alimentos, cuidaban animales y al parecer también estudiaban. Nunca Lucrecia supo la razón por la que estos señores habían hecho eso con Roberto, ya no era el mismo, incluso su forma de expresarse no era la misma, sus ojos se veían perdidos en un horizonte que sólo él reconocía. La cabeza de Lucrecia se llenó de películas imaginarias… drogas? Vandalismo? Un castigo? Cuál habría sido el motivo o razón?… bueno, eso jamás se supo.
No se volvieron a ver sino tres años más tarde, ya cada uno con 18 años, Roberto volvió a aparecer, esta vez avisando que estaba estudiando Derecho en la universidad, y Lucrecia una hermosa carrera, también en la universidad. El tiempo había pasado, él le juraba amor eterno, pero obvio que Lucrecia ya no le creía. Nunca más se vieron.

Pasaron 20 años luego de ese último encuentro y por cosas de la vida, Lucrecia pensó en buscarlo acudiendo a la tecnología. Lo que encontró fue a un hombre ya, quien estaba perseguido por la justicia canadiense por estafa y engaño haciéndole creer a muchos que podría llevarlos a vivir a Canadá y cobrando de antemano sumas importantes de dinero y dejando a la gente con ilusiones rotas, sueños robados y mucha tristeza… al igual que dejó a Lucrecia.

To Tumblr, Love Pixel Union